Sobrevivir a la muerte: El franquismo no murió en la cama del Caudillo

Por Álvaro Valiente¹.

El 20 de noviembre de 1975 se constató la muerte del general y dictador Francisco Franco. Sin embargo, el Franquismo no murió en la cama con el Caudillo, es más, podemos afirmar que el Franquismo aún no ha muerto.

La Transición como válvula de escape del Franquismo.

Tras la muerte del dictador, y la incapacidad del régimen de perpetuarse sin la figura de Franco, muchos de los intelectuales que trabajaban sin descanso para el régimen, llegaron a una fácil y rápida conclusión: la única forma de mantenerse vivo era bajo la reconversión democrática. Uno de los protagonistas de este proceso, al que llamaron Transición, fue Torcuato Fernández Miranda. Este hombre, que conocía mejor que nadie las leyes fundamentales del Franquismo, bajo la presidencia de las Cortes Franquistas (del Reino) fue el encargado de elaborar y diseñar La ley de Reforma Política. Ésta fue aprobada por 455 procuradores (81%) de los 551 que conformaban las Cortes del régimen dictatorial. Con la aprobación de la que sería la última de las leyes fundamentales del Reino, se suprimían las estructuras burocráticas, administrativas, sociales y políticas del Franquismo. La ley fue sometida a referéndum el Miércoles 15 de Diciembre de 1976, contando con la participación del 77´9% del censo electoral, y alcanzando la legitimidad popular que la haría incuestionable. De esta forma, a través del hábil y crucial juego desempeñado por Fernández Miranda, el Franquismo desaparecía para nunca irse de la política, ni de la sociedad española.

El segundo elemento clave para mantener con vida el Franquismo en la democracia es la Ley de Amnistía de 1977, que permitió que los genocidios llevados a cabo en el periodo dictatorial, pasasen a formar parte del olvido. Esta ley permitió que 114 226 personas desaparecidas en cunetas, fosas comunes o traseras de cementerios, sigan en la actualidad en paradero desconocido y haciendo que España sea el país con más desaparecidos, sólo por detrás de Camboya. El amparo de Antonio González Pacheco, Billy ¨el niño¨, quién formara parte de la Policía Franquista, y torturaba a diestro y siniestro; permite que mantenga cuatro condecoraciones al mérito policial con un incremento del 15% de su pensión (concedida en 1977). O Fraga, quién presidiera la Xunta de Galicia, fue responsable directo de diversas ejecuciones como la de Enrique Ruano o Julián Grimau en 1963 o los Sucesos de Victoria siendo Ministro de Gobernación, sea considerado padre de la democracia.

Con estos movimientos político-jurídicos la reconversión del Franquismo a la democracia ya era un hecho. El elemento decisorio para el mantenimiento del Franquismo sociológico, era la monarquía. La monarquía, bajo la figura de Juan Carlos de Borbón por la gracia del Caudillo (y no sobre la de su padre, Juan de Borbón, el legítimo heredero según la tradición dinástica) como piedra angular de la corrupción protegida, sosteniendo un sistema caciquil que ha llegado hasta nuestros días.

La Transición se convirtió en el valioso proceso histórico mediante el cual, los Franco mantendrían su condición ciudadana aristocrática, gracias al nombramiento que hizo Juan Carlos de Borbón, al conceder el Ducado de Franco. O un pasaporte vip que les permitía cruzar la frontera sin ningún problema. También sirvió para perpetuar el olvido de todas las víctimas, que murieron por los valores de la democracia y libertad, y mantener con vida los valores ortodoxamente nacionalcatólicos y fascistas, bajo formaciones políticas y sociales como Falange (aún sigue siendo una formación política legal) Fuerza Nueva, Alianza Popular, que sería posteriormente el Partido Popular (fundado por siete ministros del Caudillo: Manuel Fraga Iribarne, Cruz Martínez Esteruelas, Laureano López Rodó, Enrique Thomas de Carranza, Gonzalo Fernández de la Mora, Licinio de la Fuente, Federico Silva Muñoz) o la Fundación Francisco Franco protagonizando actos de odio y clamor hacia la historia del Dictador y de José Antonio Primo de Rivera.

Los empresarios franquistas, nuevos empresarios demócratas.

La Monarquía, la Ley de Reforma Política y la Ley de Amnistía, fueron los tres grandes instrumentos mediante los que el Franquismo pudo mantener sus posiciones y sobrevivir en el poder en Democracia. Pero no sólo el poder político se mantuvo en las manos del elitismo franquista, también otros sectores de la sociedad salieron fuertemente fortalecidos y beneficiados de este escenario de impunidad. Atendiendo a la economía, tal y como ha mostrado en sus diversos estudios y artículos Antonio Maestre, la gran mayoría de las empresas que conforman el IBEX35 (las 35 empresas más grandes y fuerte económicamente del país) presentan una vinculación con el Franquismo. Los poderes fácticos del país deben su posición, a su buena relación y servicio al periodo del Caudillo.

Así podemos destacar los grandes beneficiarios de los negocios del Franquismo. Juan March, un banquero que financió el golpe de estado de 1936, costeó las relaciones diplomáticas con la Alemania Nazi, armamento militar o la División Azul a cambio de monopolizar bajo su figura el mercado financiero. En la actualidad, los portadores del apellido March disfrutan de la posición forjada por su antecesor, formando parte de los Consejos de Administración de empresas como ACS, Acerinox o a la de reciente incorporación, Gas Natural.

Al igual que Juan March, diversas empresas se beneficiaron del modelo de Autarquía que se estableció en los primeros años de la dictadura, y que hoy cuentan con una posición de dominancia económica: Gas natural, OHL o Iberdrola (entre otras).
El caso de Gas Natural (que ha contado con el asesoramiento del expresidente socialista Felipe González), proviene de la fusión de varias entidades empresariales entre las que cabe destacar Fenosa. Pedro Barrié de la Masa, fundador de tal entidad, amasó una mayúscula fortuna debido a la dedicación y compromiso leal con el régimen franquista, formando parte del grupo de empresarios derechistas que financiaron el golpe del 36, así como el armamento durante la Guerra Civil. Barrié de la Masa, forjó su imperio a partir del fusilamiento de Pepe Miñones en 1937, quién hasta el momento controlaba el sector eléctrico en su región.

_MLL3842.JPG

También es importante destacar el caso de OHL: un grupo global de infraestructuras, integrado por la fusión de tres empresas entre las que destaca: Huarte. Esta fue una de las muchas empresas que se beneficiaron de la mano de obra esclava (pagando 50 céntimos de peseta diarios). Isaías Lafuente en Esclavos por la Patria, considera que el valor del beneficio (plusvalía) que se obtuvo del uso del trabajo forzoso de los presos políticos oscila en torno a los 750 millones de euros.

En último lugar, cabe destacar el caso del Banco Santander, el primer banco europeo por capitalización bursátil. Emilio Botín-Sanz (abuelo de la actual presidenta Ana Patricia Botín), alcanzó la dirección del Banco, consiguiendo trasladar la fortuna a Suiza en plena contienda civil. Botín-Sanz fue el gran fundador del imperio financiero, gracias a su compromiso, fidelidad y amistosa relación con el Caudillo, llegando a ser condecorado con la Gran Cruz del Mérito Civil.

¿Un futuro sin Franquismo?

Aunque se han producido diferentes avances que han ido apareciendo durante las últimas décadas, el franquismo sociológico, cuenta con una indiscutible vitalidad. A pesar de ello, la Ley de Memoria Histórica que fue aprobada el 26 de diciembre de 2007, con los votos en contra del Partido Popular; ha permitido eliminar simbología fascista de edificios públicos, aunque sigue siendo vulnerada (en la actualidad existen municipios como San Leonardo de Yagüe o Guadiana del Caudillo, o monumentos como el que aún resiste en la ciudad gaditana de San Fernando).

También la existencia de numerosos estudios universitarios, históricos, antropológicos, sociológicos o politológicos; están permitiendo conocer episodios y acontecimientos que habían sido sepultados. El conocimiento es la única, y última esperanza, para que en el futuro el Franquismo, sea una cuestión del pasado.

Como dice Fernando Fernán Gómez, en la película La Lengua de las Mariposas: ¨Si conseguimos que una generación, una sola generación crezca libre en España, ya nadie les podrá arrancar nunca la LIBERTAD. Nadie les podrá robar ese tesoro¨ .


¹ Álvaro Valiente. Estudiante de Ciencias Políticas y de la Administración en la Universidad Pablo de Olavide (Sevilla).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s