100 años de la Gran Revolución de Octubre.

Por Alena Ageyeva.

xP-16,P20LENIN,P201.jpg.pagespeed.ic.g6VYGlc6jY
Discurso de Lenin 1917.

El experimento social más global en la historia de nuestra civilización es la Gran Revolución Rusa de Octubre, acometida hace cien años mediante la implementación práctica de la dictadura proletaria, la primera forma de Estado marxista socialista para muchas décadas posteriores, que se ha convertido en el reactor atómico del proceso de la revolución mundial.

Hace cien años en su trabajo El Estado y La Revolución el líder de la Gran Revolución Socialista de Octubre dibujó un esquema del sistema comunista, que había ganado el mundo. Describiendo la secuencia de fases del desarrollo de futuras formaciones sociales comunistas (la mayor de las cuales suponía la desaparición del Estado como innecesario para la comunidad de honestos trabajadores con necesidades moderadas como instrumento de control y coerción), Vladimir Lenin dio así, en mi opinión, la respuesta a la pregunta de si los marxistas reales tenían derecho a soñar. La gran época dio grandes personas, y sus ideas sobre el futuro, cuyos frutos crecerían durante cien años en el campo cultivado por el Nuevo Hombre en una sexta parte de la Tierra habitada, fueron simplemente geniales. El fundador de la cosmonáutica soviética, Konstantin Tsiolkovsky, soñó de manera tan precisa como lo hiciera el líder de la joven revolución: en su libro Fuera de la Tierra, describió el futuro del año 2017, donde la gente, gobernada por la comunidad internacional científica, está implementando un proyecto de construcción de un cohete espacial global; las personas comenzaban a explorar nuevos planetas, haciéndolos adecuados para la habitabilidad del ser humano. Al mismo tiempo, un nuevo orden social domina casi por completo en la Tierra, la cuna de la civilización, en la que no existen ya la guerra ni la opresión. De acuerdo con los científicos, el Congreso estará encabezado por la Humanidad en estos momentos, compuesto por representantes seleccionados de los diferentes Estados. Y el poeta Vladimir Mayakovsky, en su futurológico poema 150.000.000, con su fe en el maravilloso futuro de la Humanidad, la cual ya se ha tornado una única hermandad comunista para 2017, describe cómo las masas no sólo terrestres, sino también las gentes extraterrestres, vendrían a celebrar el 100 aniversario de la Gran Revolución de Octubre a las llanuras verdes del Sáhara, a través del aire, el agua y la tierra…

Es un poco triste darse cuenta de que no hemos justificado las esperanzas de las mejores personas de principios del siglo XX, y que la marcada fecha de los cien años de la Revolución de Octubre sucede en una época en la que la mayoría de personas en el mundo están una vez más temerosas de una nueva guerra mundial. Al mismo tiempo, los últimos remanentes de las conquistas del primer Estado obrero-campesino del mundo arriba mencionado, que ocupara una vez una sexta parte del planeta, están desapareciendo rápidamente bajo las presiones de una capitalización creciente. Los futuristas soviéticos no pudieron imaginarlo en absoluto, basados como estaban en la creencia de la fecundidad de la revolución proletaria, la que por primera vez en la Historia liberara al Hombre alejando el significando de su ser de unos engranajes sin sentido movidos por Moloch en una lucha sin final por su existencia.

18
Discurso en una fábrica de la URSS.

De cualquier forma, hoy es la fecha triunfal, el centésimo aniversario, el día en que la Gran Revolución igualó los derechos y posibilidades para una inconmensurable perfección personal de los representantes de las personas y los estados del territorio del Imperio Ruso; esta es, en mi opinión, una ocasión especial para pensar para todas las personas de buena voluntad. Para despertar y sacudir la parálisis somnolienta de la individualista y atomizada conciencia. Es hora de entender que la culpa de la crisis, que ha devenido extremadamente aguda en todas las esferas de la existencia humana (económica, política, artística…), pertenece al capitalismo, no importa lo que pueda parecer: neoliberalismo o globalismo. Y para nosotros, aquellos que hace mucho hicimos una elección personal y tomamos el camino de la lucha por la reconstrucción socialista del mundo, también es una ocasión especial para determinar, para encontrar, el entendimiento mutuo y unirnos todos, distantes y cercanos, teniendo en mente las palabras de Vladimir Lenin de que incluso “un centenar de personas pueden ser más fuertes que un millar si están organizados.” Es necesario tener una respuesta clara a la pregunta: qué tipo de alternativa queremos y podemos ofrecer a las personas, en vez de una existencia desesperanzada en el urbanismo moderno, en esta crisis mundial que continúa, congelados como un conejo frente a una boa, en la inercia del miedo a las élites del poder mundial que “chirrían” con una arma mortal capaz de destruir toda la vida en la tierra.

No sLa experiencia de la Gran Revolución de Octubre debería aprovecharse, debido a que su victoria fue resultado de una aproximación a la sociedad científica e, incluso, creativa. ólo ganó “el pueblo”, sino que el pensamiento científico ganó a los intereses privados de la propiedad. La revolución socialista no es simplemente la victoria del “pobre sobre el rico”, del explotado sobre los explotadores”, del trabajo sobre el capital; es la victoria de la conciencia científica sobre el caos económico, basado en los intereses privados de los explotadores. Los bolcheviques derrotaron al capital ruso e internacional, primero de todo, no por atraer a las masas (en 1918, de hecho, las masas de campesinos no estaban del lado de los bolcheviques), sino porque tuvieron un modelo científico de organización de la sociedad, a través del cual supieron las leyes de su desarrollo y fueron capaces de organizar a las masas para que les siguieran, de tal forma que la victoria estaba asegurada. La mejor y más progresista organización de la sociedad ganó sobre las anteriores formas rudimentarias. Y debemos hablar directa y claramente del hecho de que nosotros y nosotras, comunistas del siglo XXI, no estamos maniatados por intereses privados de propietarios, sino que actuamos sobre la base de la conciencia científica y la creación ininterrumpida, y por tanto solo nosotros podemos desarrollar un plan científico para la transformación de la sociedad sobre presupuestos radicalmente humanistas. Ninguno de los otros partidos pueden hacer esto, porque los intereses de estos o aquellos propietarios prevalecen. Y no hay nada más que decir al respecto. El resto no tienen significancia ni tienen importancia propagandística.

El seguidor contemporáneo del movimiento revolucionario debe no sólo darse cuenta de que actualmente no existe ninguna alternativa al marxismo, que continúa desarrollándose en la reflexión creativa de los procesos sociales modernos; sino también traer a la conciencia de las masas la urgencia de la elección, que sólo puede ser expresada como “socialismo o barbarie”.

Cuando existe una posibilidad de victoria, por pequeña que sea, debería usarse para los intereses de la Revolución social; y cuando no hay oportunidad, cuando no hay una situación revolucionaria, uno puede desarrollar la teoría revolucionaria y su propaganda para conformar la columna vertebral de la futura estructura/organización revolucionaria.
No debemos insistir en el reformismo ni en cooperar con las estructuras burguesas. La gloria de la Gran Revolución Socialista de Octubre no tiene límite en el mundo. ¡La Revolución sólo terminará cuando todos/as juntos/as así lo queramos, camaradas!

Ficha Alena2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s